Bienvenido a Cegafor

Formación y consultoría

Formación continua para el reciclaje profesional

Formación continua para el reciclaje profesional

16/01/2020

Tanto si eres un trabajador en activo como si te encuentras en situación de desempleo, la formación continua es una necesidad que ningún profesional debería pasar por alto. El reciclaje profesional es imprescindible para desempeñar cualquier empleo con eficacia y eficiencia, así como para mejorar la empleabilidad de aquellas personas que quieren acceder al mercado laboral.

Así, la formación continua (Formación Profesional para el Empleo – FPE) se define como el conjunto de acciones formativas (cursos) que se desarrollan para mejorar las competencias y cualificaciones de los trabajadores, y que permiten compatibilizar la mayor competitividad de las empresas con la formación individual del empleado. Se trata de una formación subvencionada a través de la cuota de la formación profesional de los trabajadores, los fondos del estado y el fondo social europeo. El RD 395/2007 integra un modelo de formación profesional para el empleo e introduce mejoras que intentan adaptar la formación dirigida a los trabajadores ocupados y desempleados a la nueva realidad económica y social. Los principales objetivos de esta formación son:

  • Mejorar las competencias profesionales e itinerarios de empleo y formación de los trabajadores.
  • Mejorar la empleabilidad de trabajadores con mayores dificultades.
  • Acreditar las competencias adquiridas por formación o experiencia
  • Promover la disminución de la brecha digital existente garantizando el acceso a las tecnologías de la información y la comunicación.

Existen diferentes modalidades de formación profesional para el empleo:

  1. Formación de demanda, bonificada o programada por las empresas para sus trabajadores: es la formación programada por las empresas para sus trabajadores, es decir, aquellas acciones formativas dirigidas a dar respuesta a las distintas necesidades individuales del trabajador, de las empresas y del sistema productivo. Se financia mediante las bonificaciones o deducciones en los seguros sociales.
  2. Formación de oferta para ocupados: es la formación ofrecida por las administraciones para trabajadores en activo, formada por los programas de formación sectoriales (para un sector económico concreto) y los programas transversales (cursos aplicables a todos los sectores económicos), así como los programas de cualificación y reconocimiento profesional. Se financia mediante subvenciones.
  3. Formación de oferta para desempleados: es la formación ofrecida por las administraciones para personas en situación de desempleo. Incluye la formación dirigida a cubrir las necesidades detectadas por los servicios públicos de empleo, los programas específicos de formación y los programas formativos con compromiso de contratación. Se financia mediante subvenciones.
  4. Otras iniciativas de formación profesional para el empleo: como son lo permisos individuales de formación (PIF), formación en alternancia con el empleo, formación de los empleados públicos, formación privada para la obtención de certificados de profesionalidad, formación de las personas en situación de privación de libertad, formación de los militares de tropa y marinería, etc.

En Cegafor, conscientes del importante papel que desempeña el reciclaje profesional permanente y especializado ofrecemos: cursos de formación bonificada (Cegafor está registrada y autorizada por la Fundación Tripartita para la gestión de las bonificaciones aplicables a la formación que realizan las empresas que tienen trabajadores/as por cuenta ajena); todo tipo de formación para adultos (clases de informática, administración, prevención de riesgos laborales, gestión tributaria, ofimática, idiomas…para que aprendas a tu ritmo y con atención personalizada); y formación ocupacional (somos centro acreditado por la Consellería de Traballo e Benestar, con número de centro 3601947, para la impartición de Certificados profesionales y Centro Colaborador de Formación Profesional Ocupacional).

Sea cual sea tu necesidad formativa, sin duda tenemos un curso para ti. Pídenos información en el 986 869 605 o info@cenepo.com o pásate a conocernos por Manuel Quiroga, 13, Pontevedra.

ROBÓTICA EDUCATIVA

ROBÓTICA EDUCATIVA

03/01/2020

Mediante la robótica educativa los niños aprenden desde las construcciones simples a contrucciones y máquina más complejas a medida que van avanzando.

En Europa se prevé que en los próximos años serán necesarios 500.000 trabajadores que ocupen puestos tecnológicos. Así, el interés y la motivación por la robótica educativa va en aumento ya que permite a los alumnos desarrollarse en áreas de Ciencias, Ingeniería, Matemáticas, Tecnología.....

Durante el aprendizaje el alumno desarrolla habilidades y competencias esenciales que en un futuro serán muy necesarias para un trabajo en equipo, aprenden a construir modelos que normalmente van acompañados de un programa informático que hace que el robot ejecute órdenes, siempre a través de sistemas de programación basados en iconos y no en instrucciones escritas, la finalidad es que el alumno se familiarice con los dispositivos programables que están presentes en nuestra sociedad ( teléfono móvil, tablet,...) poniendo en prácticas habilidades que les serán muy útiles en su futuro personal y profesional, deben ganar confianza en sí mismos, ser capaces de tomar decisiones y dar respuestas claras.

En la actualidad las empresas buscan personas que quieran aceptar nuevos retos y que puedan ejercer su liderazgo siendo capaz de motivar a su equipo para dar lo mejor de sí mismos, aportando ideas, nuevas formas con las que se pueda innovar, mejorar los procedimientos y hacer crecer una empresa.

 

 

 

 

 

FELICES FIESTAS

FELICES FIESTAS

12/12/2019

Desde Cegafor queremos agradecer a todos nuestros clientes, alumnos y formadores unas Felices Fiestas y agradecerles un año más su ayuda y colaboración para seguir siendo un centro de estudios consolidado.

APRENDIZAJE COLABORATIVO

APRENDIZAJE COLABORATIVO

15/11/2019

APRENDIZAJE COLABORATIVO

El aprendizaje colaborativo tiene cada vez más impacto a nivel mundial, pues los principales centros del mundo comienzan a entender que el modelo educativo actual es obsoleto. Se centra en potenciar las capacidades de cada estudiante a partir del intercambio de conocimiento entre pares. Es decir, que trabajando de forma colectiva, cada estudiante logre destacar por sus propias habilidades individuales.

La forma más común de llevar esta modalidad al aula es dividiendo el trabajo en pequeños equipos de estudiantes que trabajen en una tarea común, en la que aprendan la temática asignada mediante la colaboración de todos los miembros del grupo.

Establecer las metas y objetivos de la actividad, de manera que los alumnos se sientan motivados y comprometidos a la hora de trabajar para conseguirlos.
Organizar a los alumnos por equipos y crear pequeños grupos de trabajo de cuatro personas que se encargarán de cumplir distintas funciones. El docente debe procurar que haya diversidad en cada grupo de trabajo teniendo en cuenta las habilidades de sus estudiantes y su género. Cuanto más variado sea el equipo, será más enriquecedora la experiencia.
Promover la comunicación y el respeto entre los alumnos. Los estudiantes deben estar abiertos a compartir sus ideas y conocimientos con los demás, con confianza y sin miedos. Es necesario mantener la mente abierta de los alumnos, se deben establecer normas de diálogo o incluso la frecuencia y el medio de comunicación para el aprendizaje de la colaboración.
El docente debe ser guía y conductor de la actividad al inicio y dejar que los alumnos asuman la responsabilidad paulatinamente, de modo que puedan desarrollar sus propias ideas y proyectos. Los docentes deben acordar que los procesos se pueden seguir para completar las tareas establecidos, planificándolas, definiéndolas y organizándolas.
Utilizar metodologías y actividades variadas. El aprendizaje colaborativo admite distintos métodos educativos, como el trabajo por proyectos, la flipped classroom o el aprendizaje basado en la resolución de problemas logrando concretar actividades didácticas como exámenes en línea, debates, experimentos de laboratorio, actividades enfocadas en la resolución de problemas y presentaciones en equipo.
Generar debates y contrastar ideas a partir de lecturas, clases presenciales, películas o videos.
Crear herramientas de autoevaluación y coevaluación para que los estudiantes logren valorar y aprender a recibir valoraciones positivas y negativas bajo diferentes modelos y rúbricas.
Usar las TIC ayuda a fomentar la comunicación, interacción e intercambio de ideas entre los estudiantes. El estudiante puede usar herramientos como el correo electrónico, Google Drive, WordPress, Prezi o Mural.ly para faciliar el trabajo en equipo y eliminando los viejos esquemas de exposición y difusión de la escuela medieval; todo esto, bajo la supervisión e instrucción del docente.
El aprendizaje colaborativo tanto dentro como fuera del aula podrá mejorar las relaciones interpersonales entre los jóvenes pudiendo aprender unos de otros y de esta manera aprender de forma significativa y también, pudiendo trabajar la toma de decisiones en equipo.

Aprender haciendo

Aprender haciendo

29/10/2019

Desde su nacimiento, las personas van incorporando nuevos comportamientos por imitación. Algo que también ocurre en el ámbito educativo. Desde hace algunas décadas se está adoptando un enfoque en el que el estudiante tiene un papel más activo y lidera su propia educación.

Y en este nuevo paradigma educativo, basado en la resolución de problemas y en la realización de proyectos, las tecnologías digitales y de las comunicaciones se han convertido en nuevas herramientas clave para enseñar y aprender. Pero, ¿realmente son efectivas? ¿Proporcionan beneficios reales, tangibles, al aprendizaje?

Con este tipo de metodología de aprendizaje se forma a los estudiantes en las competencias que luego demanda el mercado laboral.

Este tipo de herramientas ayudan mucho al proceso de aprendizaje de los estudiantes, que tienen que trabajar en grupo, comunicarse entre ellos utilizando diferentes medios y tomar decisiones conjuntamente

Las competencias se ven reforzadas con el uso de los simuladores, tanto genéricas, que son las competencias transversales que se pueden aplicar a cualquier tipo de enseñanza, por ejemplo, la toma de decisiones, el trabajo en grupo o las habilidades comunicativas, como específicas, propias del ámbito que se estudia.

Los estudiantes mejoran su capacidad de procesamiento y análisis de la información y también de trabajo en equipo, de innovación y creatividad; y mejoran sus habilidades de comunicación y uso de la tecnología. Se trata, pues, de competencias transversales, muy apreciadas por el mercado laboral, ya que preparan a la persona para que se adapte con éxito a cualquier puesto de trabajo.

Estos simuladores tienen la capacidad de permitir ensayar las condiciones reales del mercado en tiempo real y requieren un comportamiento activo de los estudiantes, que no deben limitarse a memorizar conocimientos, como en el caso de otras asignaturas, sino que deben aplicarlos en un entorno controlado como es el simulador.

 

Fuentes: elEconomista

FORMACIÓN, BENEFICIO PARA LA EMPRESA

FORMACIÓN, BENEFICIO PARA LA EMPRESA

11/10/2019

Uno de los aspectos más valorados en un puesto de trabajo es el hecho de que dicho trabajo te permita estar continuamente aprendiendo y creciendo profesionalmente. Algunos trabajadores estarían dispuestos a reducir su salario si esto le permite trabajar en una compañía que le motive. Las generaciones más jóvenes son conscientes de la necesidad de desarrollarse profesionalmente a lo largo de toda la vida para prosperar. Fomentar una cultura de aprendizaje en las empresas tendrá un impacto positivo en la rentabilidad y éxito de la empresa, así como en los trabajadores.

La posibilidad de seguir formándose dentro de la empresa, aprender nuevas destrezas relacionadas con su puesto, incrementa el bienestar del trabajador lo que se traduce en una mayor productividad y beneficio para la empresa, ya que el rendimiento de los trabajadores repercute directamente en la rentabilidad de la compañía y en la satisfacción de los clientes.

Apostar por el aprendizaje y la formación de los empleados ayuda al crecimiento de la empresa. Si cada trabajador aprende nuevas habilidades, será capaz de realizar tareas nuevas y será más polivalente, evitando así el problema de la obsolescencia del conocimiento.

827

Cursos realizados

1036254

Horas impartidas

15114

Alumnos